CLÁUSULAS SUELO. El final de un largo viaje: El Tribunal Supremo obliga al BBVA a devolver todo lo cobrado por las cláusulas suelo. El Tribunal aplica por primera vez la «retroactividad total» que exige Europa

16 febrero, 2017
CLÁUSULAS SUELO. El final de un largo viaje: El Tribunal Supremo obliga al BBVA a devolver todo lo cobrado por las cláusulas suelo. El Tribunal aplica por primera vez la «retroactividad total» que exige Europa

CLÁUSULAS SUELO. El final de un largo viaje: El Tribunal Supremo obliga al BBVA a devolver todo lo cobrado por las cláusulas suelo. El Tribunal aplica por primera vez la «retroactividad total» que exige Europa. Rechaza que concurra la ‘cosa juzgada’, por ser una acción individual.

 

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo confirma la «retroactividad total» de las cláusulas suelo. Además, rechaza las pretensiones del BBVA, en este caso, para que concurra la cosa juzgada y obliga a devolver todo el dinero cobrado por la entidad.

El Supremo aplica, de este modo, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). La Justicia europea dictaminó, el pasado 21 de diciembre, que los bancos deben devolver todo el dinero cobrado de más a los clientes afectados por la existencia de cláusulas suelo en sus contratos hipotecarios, al haber rechazado que se pueda aplicar una retroactividad limitada en el tiempo por ser «incompleta e insuficiente».

Ahora, el Supremo ha resuelto los primeros procedimientos sobre este asunto. En concreto, la entidad afectada es el banco BBVA. El banco acudió al Supremo con la necesidad de aclarar dos cuestiones concretas tras conocer la sentencia europea que determinó que las entidades de crédito deberían devolver a sus clientes lo cobrado de más por cláusulas suelo: si en su caso se podía aplicar la cuestión de «cosa juzgada», ya que se vio afectado por la sentencia de mayo de 2013, y si algunas de las acciones de devolución han podido prescribir o caducar.

 

La entidad pedía al Supremo que aplicara el principio de cosa juzgada para evitar devolver todo el dinero. Sin embargo, los magistrados de la Sala de lo Civil declinan esta pretensión y niegan que pueda aplicarse el principio «conforme a la propia jurisprudencia del Supremo, del Tribunal Constitucional y del Tribunal de Justicia de la UE, por tratarse de una acción individual y no colectiva».

Además, el Supremo señala que, en este asunto, «la cláusula enjuiciada era diferente a las examinadas en el anterior procedimiento de 2013», que era el que invocaba la entidad. También, los magistrados renuncian plantear más cuestiones prejudiciales al Tribunal europeo sobre este tema. De este modo, confirma, de manera íntegra, la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que acordaba la retroactividad total.

Fuentes de BBVA han explicado que el banco «respetará y cumplirá» la resolución jurídica del Tribunal Supremo «sin reservas». «En cuanto recibamos la sentencia procederemos a atender las reclamaciones», han apuntado.

 

BBVA estaba pendiente de esta decisión para proceder a aplicar el Real Decreto del Gobierno sobre esta materia. «Tan pronto como el Tribunal Supremo, digamos, interprete esta resolución de Europa, nosotros procederemos de forma rapidísima a devolver todo ese dinero a todas aquellas personas que, lógicamente, tengan derecho a ello», señaló González en rueda de prensa de presentación de resultados al ser preguntado por el asunto.

 

El Supremo ha rechazado ese argumento. La Sala que preside Francisco Marín dice que no hay cosa juzgada -esgrime varios motivos para ello- y que al BBVA se le aplica lo que a todos. Además, los magistrados rechazan la petición del banco de presentar dos nuevas consultas sobre el asunto al Tribunal de Luxemburgo, lo que hubiera demorado la solución a su caso y, por tanto, la devolución efectiva de lo obtenido por las cláusulas suelo.

 

En el caso concreto estudiado, el Supremo confirma la condena inicial de la Audiencia Provincial de Barcelona que en su día ignoró los límites temporales del Supremo y ordenó que se devolviera también lo cobrado antes de que se declarase la nulidad de la cláusula.

 

Hasta el día de ayer, BBVA conservaba la esperanza de que la sentencia del Supremo le permitiera evitar una factura millonaria. No obstante, tomó sus precauciones. A comienzos de febrero, el consejero delegado Carlos Torres Vila indicó que el banco había provisionado 577 millones de euros de sus beneficios con el fin de cubrir los riesgos. La cifra, según explicó, permitía al banco sentirse «cómodo» aunque añadió después que se trata de un cálculo que filtraba una estimación anterior superior a 1.200 millones de euros. Las provisiones han tenido un fuerte impacto sobre la rentabilidad del grupo en España y sobre las remuneraciones variables de sus ejecutivos. En cualquier caso, Francisco González, adelantó que en cuanto se conociera la sentencia, BBVA abriría un procedimiento «exprés» para devolver el dinero reclamado por los clientes.