La Basílica de San Juan, en Oviedo. A veinte metros del despacho Alfredo García López ABOGADOS