BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias.

Home » BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias. » Bancario » BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias.

BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias. Las sentencias llegan en Asturias antes de un año. Los clientes, que solo en 2014 presentaron casi 15.500 quejas al Banco de España, tienen base legal del Supremo para que les quiten el suelo.

No hace falta esperar el resultado de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que llegará en varios meses, para conseguir que el banco deje de aplicar la cláusula suelo en los préstamos donde aún se encuentre vigente. Los clientes afectados pueden negociar directamente con la entidad, acudir al Banco de España -que en 2014 recibió 15.595 quejas referidas a este conflicto- o iniciar la vía judicial, siempre que cumplan con los requisitos mínimos para cargarse de razón. Bien lo sabe el gijonés Iván Muñiz, impulsor de la plataforma digital Eliminación de la Cláusula Suelo de las Hipotecas que, el año pasado, recogió 125.000 firmas que presentó en el Banco de España en Madrid para que obligara a todas las entidades a eliminar ese interés mínimo en los préstamos. Su iniciativa no tuvo mucho efecto en el regulador, pero a cambio está viendo cómo la justicia da la razón a la mayoría de los afectados y cómo las financieras están pactando con los clientes antes de tener que hacer un desembolso mayor. Él mismo logró un acuerdo con su banco para eliminar la cláusula suelo y sus compañeros de la plataforma Carlos Blanco, Alejandro Fernández y Jorge Fernández acaban de lograr fallos favorables en dos de los casos y en el otro, que la entidad le resarciera antes de tener el dictamen. «Las sentencias llegan en Asturias antes de un año», asegura Muñiz, frente a los tres años que pueden tardar en Andalucía, y aunque no sean fallos en firme, la mayoría de entidades está desistiendo de recurrir, porque apelar no les suele servir de nada. Para él está claro que hay que pelear contra «esta injusticia» y anima a negociar con el banco o acudir a la vía judicial, sobre todo, ahora que el proceso tiene un coste menor que al principio. «Antes podía suponer entre 1.500 y 2.000 euros, pero como los casos se están ganando y cada vez hay más la cantidad se ha reducido. Con el bufete que trabajamos ronda los 300 euros, además si se condena al banco en costas este acaba pagando al abogado», señala.

La sentencia de mayo de 2013 del Tribunal Supremo sobre este conflicto aporta un respaldo legal meridianamente claro que permite realizar cualquier acción para conseguir su objetivo. Si se encuentra en ese caso, puede iniciar una demanda judicial, pero últimamente la mayoría de entidades está aceptando negociar la anulación de ese interés mínimo a raíz de las sentencias favorables a los clientes de los dos últimos años.

Liberbank reservó 182 millones para hacer frente a cláusulas suelo y bajas incentivadas. Menéndez defiende la legalidad de las hipotecas, aunque reconoce que a la entidad le interesa evitar juicios y negociar con los clientes «de manera amistosa»

Liberbank reservó en 2015 182 millones de euros con el objetivo de constituir nuevas provisiones o reforzar las existentes para cubrir las devoluciones derivadas de los procesos abiertos por las cláusulas suelo y también los costes del plan de bajas incentivadas de la entidad -concebido para compensar, en gran medida, el impacto de la finalización del expediente de regulación temporal de empleo en 2017-. Así lo señaló ayer el consejero delegado del banco, Manuel Menéndez, durante su intervención en la junta general de accionistas que se celebró en Madrid y en la que se aprobaron las cuentas de 2015. El directivo defendió en ella la legalidad de establecer una cuota mínima en las hipotecas, «aunque la tendencia actual parece poner en cuestión» su aplicación, subrayó. El presidente de la entidad, Pedro Manuel Rivero, se manifestó de una forma similar e insistió en el «legítimo derecho» de Liberbank a defender estas disposiciones. No obstante, Menéndez aseguró que el banco que dirige está trabajando para llegar a acuerdos «equilibrados y justos para ambas partes» con los clientes, ya que le interesa negociar «de manera amistosa» y evitar innecesarios procesos judiciales «largos y costosos para todos». Estas declaraciones llegan después de que el Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid anulara las cláusulas suelo que ofrecieron a sus clientes 40 bancos y cajas españoles por «falta de transparencia» y por ser «abusivas». Su sentencia obliga a devolver las cantidades cobradas «indebidamente desde mayo de 2013», pero el plazo puede ser aún mayor, ya que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea celebrará el 26 de abril la vista sobre la retroactividad de estos mínimos impuestos en algunos préstamos, lo que podría conllevar devoluciones mucho más cuantiosas.

Otro de los aspectos que abordó Menéndez fue la posibilidad de que Liberbank acabe entrando en una nueva ronda de fusiones a la que el sector parece estar abocado y en la que la entidad surgida de la fusión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura aparece como una de las favoritas. El consejero delegado aseguró que se analizan todas las «alternativas racionales» porque es su «obligación» y que, en caso de aceptar, «es el accionista quien tiene la última palabra».

El banco analiza todas las «alternativas racionales» de cara a una posible fusión. Por otro lado, el directivo reconoció también que en 2015 la recuperación del sector se vio frenada por el entorno actual de tipos de interés en mínimos históricos, menores volúmenes de negocio y mayores exigencias regulatorias, lo que redujo el beneficio antes de impuestos de todo el sector a 10.700 millones, un 18% menos que en 2014. «La obtención de mayores tasas de rentabilidad constituye uno de los retos», señaló el consejero delegado de Liberbank, que cifra la rentabilidad sobre fondos propios del sector en torno al 4,5%.

No obstante, Menéndez destacó también que el crecimiento económico ha favorecido una mayor actividad comercial, aunque hay que ser «prudentes» a la hora de evaluar los riesgos potenciales que aún persisten. De hecho, este aumento no ha permitido al banco hacer crecer el crédito y los depósitos. Los recursos de clientes se situaron al final de 2015 en 29.075 millones de euros, lo que representa un descenso anual del 2,6%.

El año pasado Liberbank logró un beneficio neto atribuido a la dominante del grupo de 129 millones de euros, un 9,9% más que en 2014, a pesar de esa caída de los tipos de interés y también a la política de provisiones. Por otro lado, a 31 de diciembre de 2015, los activos totales del banco ascendían a 42.136 millones, un 2,3% menos que al cierre del ejercicio anterior. En cuanto a la solvencia, el grupo terminó 2015 ratios que superan plos mínimos regulatorios que exigen el Banco Central Europeo y los acuerdos de Basilea III.

En lo que se refiere al futuro próximo, el consejero delegado de la entidad apuntó que en 2016 es previsible «que prosiga la recuperación de los volúmenes de actividad y que se mantengan tanto la presión sobre los precios de los créditos como la contención de los costes minoristas». Esta coyuntura viene marcada, según Menéndez, por cuatro retos a los que se enfrenta Liberbank: un nuevo marco regulatorio, nuevos competidores, una nueva relación con el cliente y las nuevas tecnologías. Para hacer frente a estas transformaciones, el banco focaliza su estrategia en la mejora de la eficiencia y de la rentabilidad mediante la optimización de procesos. Para ello, se están ejecutando proyectos que tienen el objetivo de situar la base de gastos de explotación, incluidas las amortizaciones, en torno a los 400 millones de euros anuales. Estos planes incluyen la creación de una sociedad que centraliza en Toledo su actividad administrativa y la remodelación de su red de oficinas, cuyo proyecto piloto comienza a probarse en varias localidades, entre ellas Avilés, y que incluye la creación de cuatro tipologías diferentes de sucursales, entre ellas, algunas que carecerán de personal.

La junta de accionistas sirvió además para aprobar el reparto de dividendos llevado a cabo en 2015, la reelección de Deloitte como auditor y la política de remuneraciones.

BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias

BANCARIO. Las cláusulas suelo en Asturias

clausulas suelo asturias (1) clausulas suelo asturias (2) clausulas suelo asturias (3) clausulas suelo asturias (4) clausulas suelo asturias (5) clausulas suelo asturias (6) clausulas suelo asturias (7) clausulas suelo asturias (8) clausulas suelo asturias (9) clausulas suelo asturias (10)

El Autor: Alfredo García López
Alfredo García López
El despacho de abogados ALFREDO GARCÍA LÓPEZ ofrece un servicio multidisciplinar de la más alta solvencia, en un ámbito de confianza y confidencialidad con nuestros clientes, dentro de unas amplias instalaciones, con el más moderno equipamiento informático y con el más severo respeto por el tratamiento y protección de los datos que se nos aportan.