CIVIL.La posesión de buena fe

Home » NOTICIAS » Consumidores » CIVIL.La posesión de buena fe

CIVIL. La posesión de buena fe termina con la demanda y no con la sentencia. Según el Supremo, hay enriquecimiento injusto tras la acción del propietario. La existencia de buena fe en la posesión, cuando ésta es ilícita, termina con la interposición de una demanda que reclame el fin de dicha situación y no únicamente a partir de una sentencia firme. Así lo determina el Tribunal Supremo (TS), en una sentencia del 18 de septiembre, que afirma que “cuando se trata de la intimación de un tercero que comunica al poseedor que la situación posesoria es ilícita no cabe duda de que cabe que se genere una seria incertidumbre en el poseedor que le ha de llevar a desplegar la diligencia máxima a efectos de comprobar la licitud de su estado posesorio”.

En el caso juzgado, el TS estudia una demanda del propietario de una finca, que ejerce una acción de condena dineraria por enriquecimiento injusto contra su poseedor, por las rentas obtenidas por su arrendamiento durante cuatro años y medio.

El demandante fijaba el comienzo del enriquecimiento injusto en la fecha de presentación de la demanda aclarativa de dominio, mientras que el demandado alegaba que, hasta que alcanzó firmeza la sentencia, había ocupado y disfrutado de la finca en virtud de un título de propiedad, y, por lo tanto, de buena fe.

La Audiencia Provincial de Albacete revocó la sentencia de Primera Instancia, que había apreciado parcialmente la reclamación del propietario, y absolvió al demandado. La resolución entendía de aplicación el 455 del Código Civil (CC), que establece que únicamente el poseedor de mala fe abonará los frutos percibidos y los que el poseedor legítimo hubiera podido percibir.

El Tribunal Supremo establece que, en aplicación de la buena fe, “la creencia -o ignorancia- ha de ser siempre excusable, por lo que si ha podido salir el poseedor de ese error con el empleo de la diligencia media, no hay duda de que la posesión ya no será de buena fe”.

El artículo 435 del CC determina que la posesión adquirida de buena fe pierde ese carácter “desde el momento en que existan actos que acrediten que el poseedor no ignora que posee la cosa indebidamente”.

En este sentido, la sentencia recuerda que al contrario que la regla romana, que atendía exclusivamente al momento inicial de la posesión para determinar la buena o mala fe, el CC exige “la persistencia de la buena fe, de tal modo que es posible que la posesión, aunque inicialmente fuera de buena fe, pierda este carácter posteriormente”. Así, con la interposición de la demanda contra el poseedor, “el error deja de ser excusable y cesa la concurrencia de la buena fe”.

El ejercicio de la acción, según el ponente, el magistrado Salas Carceller, debería generar en el poseedor la duda suficiente como para comprobar su estado posesorio. “De no hacerlo así”, afirma, “es lógico que asuma las consecuencias de una posesión ilícita desde que se le hizo saber y no únicamente a partir de la sentencia firme, pues ha de asumir los riesgos de una oposición infundada”.
Por ello, el TS casa la sentencia de la Audiencia Provincial y confirma la condena dictada en Primera Instancia.

La posesión de buena fe

abogados cláusulas suelo (1) abogados cláusulas suelo (2) abogados cláusulas suelo (3) abogados cláusulas suelo (4) abogados cláusulas suelo (5) abogados cláusulas suelo (6) abogados cláusulas suelo (7) abogados cláusulas suelo (8) abogados cláusulas suelo (9) abogados cláusulas suelo (10)

El Autor: Alfredo García López
El despacho de abogados ALFREDO GARCÍA LÓPEZ ofrece un servicio multidisciplinar de la más alta solvencia, en un ámbito de confianza y confidencialidad con nuestros clientes, dentro de unas amplias instalaciones, con el más moderno equipamiento informático y con el más severo respeto por el tratamiento y protección de los datos que se nos aportan.

¿Quieres dejar un comentario?


*