BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0%

Home » BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0% » Bancario » BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0%

BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0% …. Manuscritos, ejemplos… la banca se blinda en los contratos contra el euribor negativo. Oficialmente, no preocupa; oficiosamente, sí lo hace. Las entidades están convencidas de que la ley y la razón están de su parte, pero se están cubriendo por lo que pueda ocurrir. CaixaBank figura entre las entidades que están aclarando más en los contratos que no pagarán intereses a los hipotecados. 

La banca está convencida de que no tiene nada que temer. De que por mucho que el euribor a 12 meses insista en su incursión en terreno negativo -se encuentra bajo el 0% desde febrero-, nunca tendrá que pagar intereses a los hipotecados. Pero ese convencimiento no impide que las entidades estén extremando sus precauciones en los nuevos contratos hipotecarios a tipo variable que están concediendo, con el objetivo, según confiesan, de «aclarar aún más lo que ya era evidente: que el prestamista nunca pagará intereses al deudor».

Esas precauciones se formulan a través de distintas variantes. La más explícita es la que requiere que el cliente coja el bolígrafo para escribir, de su puño y letra, que le queda claro que el banco nunca le pagará intereses por mucho que el euribor a 12 meses, que es la referencia para la inmensa mayoría de las hipotecas a tipo variable en España, siga cayendo.

CaixaBank ya está recurriendo a este texto manuscrito en sus nuevas hipotecas a tipo variable. Según fuentes conocedoras de la situación, lo hace para ajustarse a una resolución emitida por la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN).

La Dirección General de los Registros y del Notariado ya ha considerado adecuado incluir un manuscrito que recoja que el cliente entiende que no cobrará intereses.

El pasado 27 de octubre, y a partir de un caso ocurrido en Vitoria, la DGRN entendió que, en beneficio de la transparencia, daba la razón a la registradora de la escritura y aseguraba que resultaba apropiado incluir un manuscrito para dejar aún más claro que el cliente entendía que el banco nunca le pagará intereses. Esta interpretación de la Dirección General se derivó de lo dispuesto en la Ley 1/2013, de 14 de mayo, que ya obligó a incluir textos manuscritos en las hipotecas con cláusulas suelo y techo, en las que llevaran asociadas instrumentos de cobertura de riesgo de los tipos de interés o en las que estuvieran concedidas en divisas distintas al euro.

Para que el procedimiento fuera homógenero, el Banco de España recibió el encargo de redactar un texto estándar. Y lo hizo. «Soy conocedor de que mi préstamo hipotecario…», debía empezar a escribir manualmente quien pedía un préstamo hipotecario desde entonces para dejar patente que sí se había enterado de que ese contrato contenía cláusulas suelo o techo. Ahora, la fórmula es similar, aunque esta vez aplicada a los intereses negativos.

0%: un límite, que no una cláusula
Sin embargo, fuentes jurídicas y financieras matizan que la inclusión del texto manuscrito, aunque en efecto prolonga la intención de la ley de 2013 de reforzar la transparencia en la firma de los contratos para intentar defender mejor los intereses de los clientes, también genera «confusión». El motivo que exponen es que una cosa es una cláusula suelo, que es de lo que se ocupaba fundamentalmente aquella ley, y otra la situación actual, en la que, a su juicio, aclarar que la entidad jamás pagará intereses no constituye una cláusula. Recelan, por tanto, de aplicar una visión similar -el uso de manuscritos- para cuestiones que en su opinión no lo son. Este detalle, lejos de ser menor, contiene mucha sustancia, porque esas fuentes jurídicas aseguran que incluir una cláusula 0% sería una nueva versión de las prohibidas cláusulas suelo, de ahí que las entidades las estén evitando, conscientes de que puede ser un foco de problemas en el futuro.
El sector asume que la ley está de su parte, pero no se fía ante lo que puede ser una amenaza futura. De ahí las aclaraciones que está incluyendo en los contratos
Pero la opción manuscrita no es la única. Otras entidades están introduciendo ejemplos muy sencillos para explicar qué es el euribor negativo, cómo se vincula con el diferencial aplicado al préstamo y por qué el cliente no cobrará intereses del banco. Entre ellas figura, por ejemplo, Banco Popular. Otras, simplemente, están incluyendo notas o explicaciones para incluir explícitamente que el banco jamás pagará intereses al cliente. Es lo que está haciendo BBVA. Ya lo expuso gráficamente su consejero delegado, Carlos Torres: «Que la hipoteca te salga gratis, ¿qué más se puede pedir?».

El consejero delegado de BBVA expresaba así que el límite que tolerará el sector será el 0%. De nuevo el matiz en el que tanto insiste el sector: límite, que no cláusula, porque en los contratos hipotecarios que se están firmando desde que el euribor se encuentra en negativo lo que están haciendo «es clarificar aún más lo que ya estaba recogido», se precisa desde el sector. Es decir, son aclaraciones para que no le quede ninguna duda al cliente. «Pero no son cláusulas», se reitera.
Fuente notariales recuerdan a los clientes que, en caso de que tengan dudas sobre estas cuestiones, siempre pueden acceder al contenido de la escritura tres días antes de la firma, con lo que disponen de tiempo para revisarla, formular preguntas o pedir cambios, y que también pueden elegir libremente al notario. Es decir, que no tienen obligación de acudir al que les proponga una entidad.

El consejero delegado del BBVA, Carlos Torres Vila.
No preocupa, pero… Los bancos sostienen que estas actuaciones persiguen únicamente aclarar más la situación, porque su versión oficial es que este asunto no les preocupa. Y por dos motivos. El primero, que el euribor apenas se encuentra en el -0,001% y que debería bajar mucho más, al menos hasta el -0,2%, para empezar a superar los diferenciales más reducidos que se aplicaron en su momento a las hipotecas. Y el segundo, que la naturaleza de un préstamo impide que quien lo concede acabe recibiendo menos dinero del que prestó y pagando intereses al deudor. Apelan al Código Civil y al Código de Comercio para comprobarlo.

Pero también hay una versión oficiosa que matiza la anterior. En dos sentidos. El primero, que las entidades no descartan que en caso de que el Banco Central Europeo (BCE) rebaje más los tipos de depósito, que ahora están en el -0,4%, el euribor descienda hasta terrenos más peligrosos. O que el nuevo euribor, cuya entrada en vigor se ha pospuesto hasta 2017, refleje unos niveles más reducidos que el actual y que supere ya los diferenciales. Y el segundo, que el sector teme una oleada de reclamaciones o demandas en caso de que, en efecto, el euribor acabe descendiendo tanto como para generar unos intereses negativos. Incluso aunque las entidades están convencidas de que la ley está de su parte.

Porque lo tienen claro. La ley está de su lado, insisten una y otra vez. Tildan de despropósito la posibilidad de tener que pagar intereses. Pero ni aun así se fían. A raíz de las demandas y de las sentencias judiciales de los últimos años, los bancos quieren blindarse ante los tipos negativos. Lo hicieron con sus empleados en el convenio colectivo recientemente firmado. Y lo están haciendo con sus clientes de manera cada vez más explícita.

Dancausa (Bankinter): «Sería un despropósito tener que pagar al cliente por la hipoteca» El banco comienza 2016 manteniendo la fortaleza de su negocio y la tendencia de crecimiento rentable manifestada en el pasado ejercicio en el que logró beneficios récord

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, se siente «muy satisfecha por unos resultados logrados en el primer trimestre, en los que destaca la fortaleza en todas las líneas de negocio». Bankinter registró un beneficio neto de 104,8 millones de euros entre enero y marzo de 2016, lo que supone un incremento del 10,1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado este jueves la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). «Esperamos un 2016 fantástico», ha pronosticado Dancausa a partir de los beneficios logrados entre enero y marzo, los mayores que ha registrado la entidad en el arranque de un ejercicio sin incluir extraordinarios.

En la presentación de resultados, Dancausa también ha comunicado que Gloria Ortiz deja su puesto como directora financiera para convertirse en la directora de banca digital, una división en la que tendrá como «misión transformar y hacer ganar en tamaño a Bankinter», ha precisado la consejera delgada.

Dancausa ha añadido que este nombramiento responde a la importancia que está adquiriendo el mundo digital y tecnológico en la banca y ha querido subrayar que «no es una moda». Este cambio viene acompañado de que Gloria Hernández pasará a ser la nueva directora general financiera y de mercado de capitales.

Con respecto a la posibilidad de que Bankinter tenga que pagar a los clientes en caso de que el euribor a 12 meses sigue cayendo hasta niveles más negativos, Dancausa ha sido contundente: «Es un despropósito pagar por las hipotecas. Espero y deseo que nadie permita que pase».

Entre enero y marzo, el grupo alcanzó un margen de intereses de 220,1 millones de euros, un 3,9% por encima del mismo periodo de 2015. El margen bruto ha crecido un 1,9%, hasta los 410,8 millones; el margen de explotación ha mejorado un 0,3%, hasta los 211,8 millones; y el beneficio neto, ese 10,1%, hasta los 104,8 millones.

El menor crecimiento del margen de explotación se produce por un incremento del 3,6% en los costes operativos, que aumentan hasta los 198,1 millones de euros. En este terreno, Dancausa se ha sentido orgullosa de haber incrementado la plantilla del banco en los últimos años. «No tenemos previsto hacer ningún ajuste, y de hecho lo que estamos haciendo es fichar gente para la banca digital», ha afirmado.

«Estos resultados siguen basados en el negocio recurrente con clientes en las líneas de negocio estratégicas, lo que permite alcanzar niveles de rentabilidad sobre el capital (ROE) por encima de los costes de capital», ha subrayado el banco. Así, Bankinter sitúa sus niveles de rentabilidad sobre recursos propios en el 10,7%. Al cierre de 2015, el ROE medio del sector se situó en el 5%.
También destaca la evolución de la ratio de créditos sobre depósitos. Tradicionalmente, ha sido uno de los apartados en los que Bankinter mostraba un mayor desequilibrio, pero en el primer trimestre muestra un mayor ajuste. La entidad tiene 87,2 euros en créditos por cada 100 en depósitos, cuando hace un año esa proporción era de 78,2 por cada 100. La nueva directora financiera ha confirmado que esta evolución «ha sido buscada» por Bankinter para contar con una mejor posición de liquidez y una situación más estable, en la que la inversión viene financiada de forma mayoritaria por los recursos de los clientes.

La cartera de activos inmobiliarios adjudicados tiene a 31 de marzo un valor bruto de 525,6 millones de euros, un 12,4% menos que un año atrás, y con una cobertura del 40,6%. Por lo que se refiere a la solvencia, Bankinter dispone de un ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ del 11,6%, que se mantiene elevado pese al crecimiento de la inversión, y que no incluye plusvalías latentes de la cartera de deuda. La tasa de morosidad se redujo hasta el 3,95%, 61 puntos básicos menos que hace un año, y menos de la mitad que la media sectorial.

En cuando al balance de Bankinter, los activos totales concluyeron el trimestre en 61.607,2 millones de euros, un 7,8% más que en el primer trimestre de 2015.

El banco ha destacado que el volumen de crédito a clientes volvió a dar señales de fortaleza y mantuvo en este primer trimestre la tendencia de crecimiento, hasta alcanzar los 44.320 millones de euros, un 3,9% más que hace un año, mientras que los recursos minoristas de clientes se elevaron un 18,5%, hasta alcanzar los 36.434,6 millones de euros, casi 5.700 millones más que hace un año.

BBVA tiene claro que no pagará por el euribor negativo: «El límite está en el 0%. El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, precisa que la entidad ya está explicitando en los contratos que en ningún caso el acreedor terminará pagando intereses al deudor.

«Que la hipoteca te salga gratis, ¿qué más se puede pedir?». Con esta reflexión, el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ha apuntalado este jueves la postura de la entidad con respecto a la posibilidad de que termine pagando intereses a los clientes en caso de que el euribor a 12 meses profundice en su descenso hacia terreno negativo. «El límite está en el 0%», ha remachado durante la presentación de los resultados trimestrales de la entidad.
Torres ha asegurado que en ningún caso BBVA pagará a los clientes por sus hipotecas. Ha precisado que en los contratos hipotecarios se establece que «el pago de intereses es del deudor al acreedor», nunca al revés, y que la entidad lo está explicitando en los contratos para que existe una «claridad total» en los clientes. Ha matizado, eso sí, que en ningún caso se trata de una ‘cláusula cero’.

El euribor arrojará en abril su tercera media mensual negativa seguida, pero sin caer lo bastante como para superar los diferenciales aplicados en los contratos
El director financiero de BBVA, Jaime Sáenz de Tejada, ha detallado que el 97% o el 98% de la cartera hipotecaria de la entidad en España es a interés variable, con lo que está expuesta a la variación del euribor. Por el momento, eso sí, el comportamiento de la referencia hipotecaria sirve para rebajar los intereses que se pagan, pero aún no ha llegado tan lejos como para superar los diferenciales aplicados a los contratos. En abril, la media mensual del euribor, que es la que se tiene en cuenta para las revisiones hipotecarias, se situará en el -0,01% y cerrará en negativo por tercer mes consecutivo.

Torres también ha sido categórico con respecto a la decisión que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) terminará adoptando el 12 de julio con respecto a la retroactividad de las cláusulas suelo. «Es una cuestión zanjada», ha asegurado. «Es un tema que ya decidió el Tribunal Supremo, la máxima instancia en España, y que nosotros acatamos en su momento», ha añadido.
Torres ha comentado que, como ya hicieron con el veredicto de la justicia española, asumirán lo que diga el TJUE, pero que por ahora para la entidad se trata de un caso cerrado a la espera de su pronunciamiento.

Con respecto a otra de las polémicas surgidas en las últimas semanas, la relacionada con la presunta trama de extorsión diseñada por Luis Pineda en Ausbanc, Torres ha vuelto a ser claro. «Estamos muy orgullosos no habernos anunciado nunca en Ausbanc», ha afirmado. «Hace años vimos claro que no era una asociación en defensa de los consumidores, sino otra cosa».

Por su parte, el crecimiento en los recursos fuera de balance fue de un 4,8%. «Este comienzo de año ha puesto de nuevo de manifiesto la solidez en el negocio de clientes del banco, que sigue siendo el mayor contribuidor a los ingresos, con un 87%», ha resaltado el banco.

Según la entidad, esta buena evolución en el negocio con clientes, que a partir de ahora, tras la adquisición de Barclays Portugal, ampliará su perímetro geográfico de actuación, ha sido «muy significativa» en todos los segmentos tradicionalmente estratégicos -Banca Privada, Empresas y Seguros-, también en negocios más recientes -Banca Personal y Consumo-, así como en los más directamente vinculados a la actividad digital del banco.

En Banca Privada, el patrimonio gestionado de los clientes supera los 28.300 millones de euros, un 7,5% por encima del mismo dato de hace un año.
En el negocio de Empresas destaca el dato de la inversión crediticia, con una cartera que llega hasta los 19.700 millones de euros al cierre de marzo, lo que supone un crecimiento del 5,6% sobre las cifras del año anterior.

La banca se blinda por convenio para no pagar a los empleados por los tipos negativos. La sensibilidad del sector ante la posibilidad de tener que pagar intereses por las hipotecas concedidas es total. Y lo demuestra incluso en el nuevo convenio colectivo

Los tipos de interés negativos, sobre todo cuando conciernen a las hipotecas y a la posibilidad de que los bancos se vean en la tesitura de tener que pagar a los clientes, se están convirtiendo en un tema extremadamente sensible y molesto para el sector bancario. Tanto es así, que el XXIII Convenio Colectivo de Banca firmado esta semana por la Asociación Española de Banca (AEB) y los sindicatos incluye una mención explícita a que el tipo de interés de los préstamos que reciban los empleados para la compra de vivienda nunca podrá caer en terreno negativo.
La mención aparece en el capítulo noveno, que se ocupa de los ‘Beneficios sociales’, y se incluye en concreto en el artículo 51º, dedicado a los ‘Préstamos para adquisición de vivienda’. En su interior, en el que se expone que «las empresas concederán préstamos a su personal para la adquisición de vivienda habitual», el convenio también recoge: «El tipo de interés, anual y variable, aplicable a estas operaciones, será el euribor a un año, o valor de referencia que lo sustituya, más 0,15, sin que en ningún caso pueda resultar un tipo de interés negativo».
En el anterior convenio, el vigente entre 2011 y 2014, no existía ninguna alusión específica a esta cuestión: «El tipo de interés, anual y variable, aplicable a estas operaciones, desde 1 de enero de 2008, será el euribor a un año, o valor de referencia que lo sustituya, más 0,15». Ahí terminaba, sin matices adicionales. Y lo mismo ocurría con el anterior convenio, el que rigió entre 2007 y 2010.

El nuevo convenio, por tanto, se ha adaptado rápidamente a las extraordinarias condiciones derivadas de los tipos de interés más bajos de la historia en la eurozona. Con los tipos oficiales en el 0% y los tipos de la facilidad de depósito en el -0,40% desde marzo, el euribor a 12 meses, la referencia para la mayoría de las hipotecas a tipo variable en España, ha entrado en negativo por primera vez en 2016.

La AEB sostiene que las cláusulas suelo son «transparentes» y que los bancos «han vendido bien» sus hipotecas

El índice hipotecario perforó la barrera del 0% a comienzos de febrero, y desde entonces ha permanecido por debajo de ese nivel. Este hito ha desembocado ya en que su media mensual, que es la que se tiene en cuenta en las revisiones hipotecarias, ha entrado igualmente en negativo en febrero, cuando se situó en el -0,008%, y en marzo, cuando arrojó un -0,012%. La secuencia se prolongará en abril, puesto que por el momento la media mensual se encuentra en el -0,009%.

Por ahora, eso sí, estos niveles negativos que el euribor muestra todavía son inferiores a los diferenciales que las entidades suman al euribor para calcular los intereses que los clientes abonan por sus hipotecas, con lo que aún no se ha dado la circunstancia de que los bancos hayan tenido que enfrentarse al pago de intereses por sus préstamos hipotecarios. Sin embargo, el sector no descarta que esto pueda producirse, de ahí las declaraciones públicas que está formulando contra ese escenario, a las que ahora suma una referencia explícita en su convenio para neutralizar de raíz esa posibilidad en los préstamos concedidos a sus empleados. De este modo, afianza todavía mas su posición contraria a tener que pagar por los créditos concedidos.

De hecho, y en línea con la sensación de que en algún momento los tipos pueden volverse aún más negativos, en el mercado sorprende el frenazo del euribor a 12 meses en las últimas semanas. Desde el 10 de marzo, fecha en que el Banco Central Europeo (BCE) adoptó sus últimas medidas, el euribor a 12 meses, lejos de seguir cayendo, ha subido ligeramente: ha pasado del -0,025% al -0,011% registrado este miércoles. Por el contrario, el eonia, que es el ‘euribor a un día’, ha descendido en el mismo periodo del -0,242% al -0,343%. Esta diferencia contrasta aún más si se tiene en cuenta que el eonia se calcula a partir de operaciones efectivas realizadas en el mercado interbancario, en tanto que el euribor a un año es un índice teórico elaborado a partir del interés al que las entidades estarían dispuestas a prestarse dinero a ese plazo.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa.
La última de esas declaraciones públicas contrarias a tener que pagar intereses a los clientes por las hipotecas que han concedido ha sido la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. Este jueves, durante la presentación de los resultados de la entidad en el primer trimestre de 2016, no dudó en calificar como «despropósito» que un banco tuviera que pagar intereses por el dinero que ha prestado. «Espero y deseo que nadie permita que pase», remachó, y se mostró convencida de que los tribunales darían las razón a las entidades en caso de que alguien reclame lo contrario.

Con anterioridad, el presidente de la AEB, José María Roldán, también había mostrado su oposición a que la banca tuviera que afrontar un escenario de ese tipo. «Pagar a alguien por pedir prestado dinero es una contradicción», expuso ya en febrero. «Esta situación no es sana ni sostenible ni razonable», sentenció.

BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0% ….

BANCARIO. Cláusulas suelo, hipotecas, interés 0% ….

cláusulas suelo abogados en oviedo (1) cláusulas suelo abogados en oviedo (2) cláusulas suelo abogados en oviedo (3) cláusulas suelo abogados en oviedo (4) cláusulas suelo abogados en oviedo (5) cláusulas suelo abogados en oviedo (6) cláusulas suelo abogados en oviedo (7) cláusulas suelo abogados en oviedo (8) cláusulas suelo abogados en oviedo (9) cláusulas suelo abogados en oviedo (10)

El Autor: Alfredo García López
Alfredo García López
El despacho de abogados ALFREDO GARCÍA LÓPEZ ofrece un servicio multidisciplinar de la más alta solvencia, en un ámbito de confianza y confidencialidad con nuestros clientes, dentro de unas amplias instalaciones, con el más moderno equipamiento informático y con el más severo respeto por el tratamiento y protección de los datos que se nos aportan.